Disney’s Animal Kingdom

Cuando Walt Disney World abrió sus puertas el 1 de octubre de 1971 lo hizo tan sólo con un parque: Magic Kingdom, basado en el original de Los Ángeles pero con un castillo mucho mayor. Después en 1982 se inauguró Epcot (una especie de exposición universal y futurista) y en 1989 llegó Disney-MGM Studios (el de cine, actualmente Disney’s Hollywood Studios). Casi 10 años después la multinacional del ratón Mickey decidió que ya era hora de abrir un cuarto parque temático dentro de su complejo de Orlando y convertirlo en un referente mundial en su categoría así que en 1998 se añadió Disney’s Animal Kingdom. Este recinto de ocio mezcla en un sólo lugar las atracciones, los espectáculos y los animales. Si algo reina aquí es la frondosa vegetación; está por todas partes rodeando grandes ríos y lagos que te transportan hasta una verdadera jungla.

Mapa 2014 de Disney's Animal Kingdom

Mapa 2014 de Disney’s Animal Kingdom

Lo primero que encontramos al entrar son… árboles. Pero, ¿y detrás de los árboles? Es cuestión de caminar unos cuantos metros que parece que no lleven a ninguna parte hasta llegar a una de las plazas desde las que se puede divisar el Árbol de la Vida (Tree of Life), una gigantesca estructura artificial de 44 metros de altura y 15 metros de diámetro con 300 animales tallados en su tronco. Una especie de monumento natural que, no sólo es el icono del parque, sino que además se ve desde todas partes.

Foto original de: disneyworld.disney.go.com

Foto original de: disneyworld.disney.go.com

LAS ATRACCIONES

A pesar de que este parque no cuenta con demasiadas grandes atracciones, una de ellas es un verdadero emblema de la excelencia de Disney a la hora de crear decorados y ambientaciones por lo que vamos hacia él girando a la derecha. Cuidado porque es muy fácil perderse en este parque; yo desde luego he tenido que mirar el mapa varias veces a pesar de que estoy muy acostumbrado a visitar recintos de este tipo. Después de recoger un ticket FastPass en la atracción Dinosaur para disfrutarla más tarde, atravesamos varias de las áreas temáticas que veremos más adelante para llegar hasta una de mis atracciones favoritas: Expedition Everest, una montaña rusa familiar que atraviesa montañas heladas y campamentos ¿tibetanos? En busca del ‘Hombre de las Nieves’ o Yeti. Lo mejor de esta ‘rollercoaster’ es que el recorrido es totalmente sorprendente, con partes hacia adelante, partes hacia atrás y vertiginosas caídas atravesando túneles y cascadas de agua. La ambientación de las colas es preciosa y la montaña exterior te sumerge de lleno en una aventura en el monte más alto del mundo.

Foto original de: disneyworld.disney.go.com

Foto original de: disneyworld.disney.go.com

Como he dicho hace un momento, este parque no cuenta con demasiadas atracciones por lo que es recomendable ir tomando tickets FastPass para repetir en las mejores. De hecho he cogido uno para volver a repetir en Expedition Everest. Como aún tenemos un ticket para la atracción Dinosaur, nos vamos hacia ella. No tenía muchas esperanzas en ésta pero sin embargo me parece muy divertida. Es un recorrido interior por decorados repletos de dinosaurios animatrónicos. Lo curioso es que el vehículo en el que nos desplazamos es un simulador hidráulico en sí mismo por lo que los movimientos son intensos e interactúan con los decorados. Atentos a la aparición del T-rex porque justo en ese instante nos sacarán una de esas fotos a traición que probablemente tus peores enemigos comprarán para echártela en cara en el momento oportuno.

Foto original de: disneyworld.disney.go.com

Foto original de: disneyworld.disney.go.com

Ahora es momento de acercarnos hasta la que acumula las mayores colas, y muy merecidas. El Kilimanjaro Safaris ocupa una extensión de terreno de 44 hectáreas (más de 60 campos de fútbol), siendo ésta más de la mitad de todo el parque. ¿Cómo puede una sola atracción ocupar más de la mitad de un parque temático? Pues porque es el corazón del recinto, una verdadera joya. Desplazándonos en grandes vehículos 4×4 conducidos por expertos,  atravesamos en 18 minutos la sabana africana, ríos, barrancos, aguas pantanosas y todo tipo de terrenos rodeados de verdaderos leones, tigres, elefantes, jirafas y otros muchos animales salvajes. De verdad que si me hubieran llevado con los ojos vendados en el avión y me sueltan en mitad de este safari, me habría creído perfectamente que estoy en el medio de África. Para mí es una de esas experiencias que recordaré toda mi vida.

Foto original de: disneyworld.disney.go.com

Foto original de: disneyworld.disney.go.com

A partir de aquí es momento de visitar con más tranquilidad otras atracciones como It’s Tough to be a Bug! (un cine 4D debajo del Árbol de la Vida basado en la película Bichos), Primeval Whirl (una spinning coaster), los Kali River Rapids (la típica atracción acuática en flotadores gigantes) o el Wildlife Express Train, un tren de vapor que te acerca hasta una pequeña isla que alberga una especie de granja escuela para jugar con los animales.

Foto original de: disneyworld.disney.go.com

Foto original de: disneyworld.disney.go.com

LOS ESPECTÁCULOS

Este parque cuenta especialmente con un gran número de actuaciones callejeras, coronadas por el gran desfile Mickey’s Jammin’ Jungle Parade, muy diferente a cualquier otro de la factoría Disney; quizás menos espectacular pero muy divertido. Por otro lado está el espectáculo de aves Flights of Wonder, enclavado en un precioso decorado en mitad de la selva. A decir verdad he visto mejores espectáculos de pájaros, especialmente en el parque temático PortAventura, a 1 hora de Barcelona (España), pero este también es muy entretenido. Otro de los espectáculos importantes es el musical de Finding Nemo, en el que bailarines, cantantes y actores se acompañan de marionetas para “sumergirte” en la historia de la película de Buscando a Nemo. No deja de ser un show de marionetas en un gran teatro.

Foto original de: disneyworld.disney.go.com

Foto original de: disneyworld.disney.go.com

Pero si hay un plato fuerte en cuanto a espectáculos se refiere ese es Festival of the Lion King, un musical basado en la aclamada película de El Rey León con público en 360º y con el escenario en el centro, en el que todos los personajes de la conocida película cantan y bailan acompañados por bailarines, acróbatas y grandes carrozas. Personalmente me gusta más la versión de Hong Kong Disneyland ya que es más avanzada tecnológicamente, pero al final son las canciones las que te hacen bailar y aplaudir.

Foto original de: disneyworld.disney.go.com

Foto original de: disneyworld.disney.go.com

Siendo parte de Walt Disney World sin duda ha merecido la pena esta visita a Disney’s Magic Kingdom para aprender sobre la naturaleza y el cuidado de los animales.

Christian Córom

Christian Córom

Profesional de turismo, parques temáticos, espectáculos y ocio. Intento recorrer el mundo de la mano de todos aquellos que quieran acompañarme a través de mi cámara de video.

Quizás te interese...

Escribe tu comentario para Christian Córom: