Tag

Costa

Browsing

Barcelona es una ciudad que ofrece cientos de posibilidades para cualquier persona que la visita. Muchas de ellas están pensadas para turistas, con las ventajas y desventajas que eso conlleva. Para aquellos que tengan la tarde libre estando en la ciudad, propongo un sencillo plan para comer y dar una agradable paseo desde las playas hasta el punto más alto de Barcelona.

Comenzamos la visita por el puerto olímpico de Barcelona, conocido en catalán como Port Olímpic, una zona construida para los Juegos Olímpicos y Paralímpicos de Barcelona’92. Es fácil reconocer su ubicación desde varios kilómetros a la redonda ya que se encuentra junto a los dos edificios más altos de la ciudad: la Torre Mapfre y el Hotel Arts. Aunque es un sitio perfecto para dar un paseo disfrutando de la brisa marina y viendo los yates y veleros que allí atracan, también es conocido por sus locales de ocio y restaurantes.

Port Olímpic de Barcelona
Port Olímpic de Barcelona

Precisamente a uno de los restaurantes de esta área es al que acudo muy a menudo ya que el precio del menú del día es realmente barato: La Fonda del Port Olímpic. Cuando grabé el video en enero de 2014 el precio era de 10€ (IVA incluido); a finales de 2014 cuesta 11€ pero, a pesar de esa ligera subida de precio, sigue siendo un restaurante con una relación calidad-precio excelente. Puede parecer publicidad aunque no lo es pero os aseguro que lo recomiendo porque cada vez que he llevado allí familiares o amigos, siempre han salido contentos. Ese precio es válido para el menú más barato, en días laborables a la hora de comer, excluyendo festivos y cenas. Si algún día lo probáis fijaos en el número de camareros porque he llegado a ver hasta 3 camareros para una sola mesa.

Ya con el estómago lleno nos dirigimos hacia la estación de metro más cercana; concretamente es la de Ciutadella-Vila Olímpica, de la Línea 4. Para acceder a ella precisamente debemos cruzar la Villa Olímpica, el lugar donde se alojaron la mayoría de deportistas de las olimpiadas de 1992. Una zona relativamente nueva llena de vegetación, amplias avenidas y zonas ajardinadas. Recomiendo que antes de continuar el camino, entréis en el centro comercial Centre de la Vila para comprar alguna bebida en el supermercado.

Para acabar la tarde nos vamos a dirigir hasta el punto más alto de la ciudad, el Tibidabo, situado en la sierra de Collserola. Normalmente los turistas acceden hasta allí con el conocido como Tranvía Azul y el Funicular de Tibidabo, ambos transportes turísticos con tarifas no muy asequibles. Sin embargo yo propongo llegar hasta la cima utilizando transporte público puesto que en Barcelona existe el llamado ‘transporte integrado’: Utilizando un mismo billete se puede realizar diferentes transbordos entre autobuses, metro, trenes, funiculares y tranvías. Comprando por ejemplo una tarjeta de 10 viajes multipersonal (T-10), se pueden realizar hasta 3 transbordos durante los primeros 75 minutos, tiempo más que suficiente para llegar hasta el cima.

Tarjeta T-10
Tarjeta T-10

Por tanto tomamos el metro L3 en Ciutadella-Vila Olímpica hasta Urquinaona para hacer transbordo a la L1 y bajarnos en Plaça Catalunya. Allí realizamos transbordo a los Ferrocarriles de la Generalitat de Catalunya (FGC) para tomar cualquiera de las líneas que llegan hasta la estación de Peu del Funicular. Tal y como explico en el video, algunas estaciones son tan cortas que no todos los vagones se detienen en ellas por lo que es importante montarse en alguno de los vagones que tenga la luz encendida de esa parada, si no hay que cambiar a otro vagón del mismo tren.

Tibidabo
Tibidabo

Cuando lleguemos a Peu del Funicular, utilizando de nuevo la misma tarjeta podremos cambiar al Funicular hasta la última parada y allí tomar la línea de autobús de barrio 111 que nos lleva hasta la cima de la montaña. En total hemos tomado 2 líneas de metro, 1 de tren, 1 funicular y 1 autobús por un sólo billete, equivalente a poco más de 1€. Se necesitan aproximadamente 90 minutos para realizar todo el recorrido pero merece la pena llegar hasta la cima para disfrutar de unas inigualables vistas de Barcelona. Además, según el día y la hora, también es visitable la Iglesia del Sagrado Corazón así como el Parque de Atracciones del Tibidabo.

En nuestro recorrido por carretera desde San Francisco a Los Ángeles paramos en el que puede considerarse como el parque de atracciones más espectacular del mundo:

  • Six Flags Magic Mountain (+info próximamente).

Al salir del parque continuamos el camino dirección al sur hasta que, ya en el área de Los Ángeles, nos detenemos en una zona repleta de enormes playas, paseos y hasta un pequeño parque de atracciones en mitad de un dique de madera frente al océano. Este lugar es, de hecho, una localización clave para multitud de series y películas:

  • Santa Mónica (+info próximamente).

En el condado de Santa Cruz, junto a la costa de California, encontramos el parque de atracciones aún operativo más antiguo de los Estados Unidos.

Santa Cruz Beach Boardwalk

Fundado en 1907, el Santa Cruz Beach Boardwalk emana historia y diversión por los cuatro costados.

Ver el video de mi visita al Santa Cruz Beach Boardwalk.

Este pintoresco recinto es una especie de frontera entre el pueblo de Santa Cruz y la playa; un paseo que contiene más de 30 atracciones, tanto cubiertas como descubiertas, varias montañas rusas, un recinto de juegos, tiendas y restaurantes.

Santa Cruz Beach Boardwalk

Es genial poder disfrutar de fabulosas atracciones a pie de playa. Además la Santa Cruz Beach está perfectamente preparada, con arena limpia y todos los equipamientos necesarios.

Santa Cruz Beach Boardwalk

Todo lo que está a nuestro alrededor nos recuerda que estamos en los Estados Unidos. ¿Y qué hay más americano que una montaña rusa de madera, una playa y un camión de Pepsi?

Santa Cruz Beach Boardwalk

ATRACCIONES

El Santa Cruz Beach Boardwalk cuenta con atracciones que no sólo sorprenden por sus sensaciones sino también por la antigüedad de las mismas. Dejando a un lado todas las demás, merece una mención especial Giant Dipper, una gran montaña rusa de madera inaugurada en 1924 y que, lejos de lo que pueda parecer, es muy suave y extremadamente divertida.

Giant Dipper
Giant Dipper

Me encanta la sensación de saber que estás montado en una atracción realmente antigua pero que la estás disfrutando como si fuera una novedad. Además esta montaña rusa está enclavada en un lugar inmejorable junto al mar por lo que la sensación de libertad es aún mayor. Los vagones recorren sus más de 800 metros de longitud a una velocidad máxima de 88km/h. ¡Casi 2 minutos de diversión total!


Video oficial de Giant Dipper
Pero además de Giant Dipper, el parque cuenta con otras atracciones muy divertidas como la caída libre propulsada llamada Double Shot o la ‘spinning coaster’ Undertow.

Es muy fácil acceder al parque puesto que se puede llegar en coche hasta el gigantesco aparcamiento junto al parque. El Santa Cruz Beach Boardwalk es de entrada gratuita y tan sólo es necesario pagar para utilizar cada atracción.